Archivos de la categoría ecumenismo

El camino del conflicto a la comunión es irreversible

 

El Presidente de la FLM, el Arzobispo Dr. Panti Filibus Musa, saluda al Papa Francisco en la Ciudad del Vaticano. Foto: LWF / A. Danielsson

GINEBRA – VATICANO (LWI) -El Presidente de la Federación Luterana Mundial (FLM), el Arzobispo Dr. Panti Filibus Musa, se reunió hoy 7 de diciembre con el Papa Francisco en el Vaticano. Durante la audiencia, él expresó gratitud por la profundización de las relaciones ecuménicas entre las dos tradiciones de la iglesia. En su discurso, Musa agradeció a Francis por apoyar un acercamiento ecuménico al 500 ° aniversario de la Reforma.

“Su presencia y participación en la Conmemoración conjunta de la Reforma en Lund fue un regalo precioso para nosotros. Marcó el importante punto de inflexión en el que los católicos y los luteranos son hoy en día: los conflictos del pasado ya no determinan nuestra relación, sino la unidad como un don del Espíritu Santo “, dijo Musa.

Refiriéndose a la Conmemoración conjunta en Lund, el Papa Francisco dijo: “Era importante para nosotros encontrarnos ante todo en la oración, porque el don de la unidad entre los creyentes se arraiga y florece no como resultado de proyectos humanos, sino por la gracia de Dios. Solo orando podremos cuidarnos los unos a los otros. La oración es como el combustible de nuestro viaje hacia la unidad plena “. Después de los saludos, el Papa Francisco invitó a todos los presentes a unirse a la oración del Padre Nuestro.

Musa, Arzobispo de la Iglesia Luterana de Cristo en Nigeria (LCCN) estuvo acompañado por los Vicepresidentes de las siete regiones de la FLM, el Secretario General Rev. Dr. Martin Junge y otros miembros del personal de la Oficina de Comunión. El presidente de la FLM dijo que era alentador escuchar historias de todo el mundo sobre servicios conjuntos de oración y nuevas formas de testificar juntos, después de la conmemoración conjunta. “Alabamos a Dios por todos estos regalos”, agregó.

Refiriéndose al compromiso hecho en Malmö, Suecia, en octubre de 2016 de servir a los necesitados mediante una colaboración más estrecha, Musa citó a Colombia donde el Servicio Mundial de la FLM y Caritas “están sirviendo a quienes se aferran a una paz escurridiza” y expresaron su confianza “en que el servicio continuará creciendo en el futuro. “La unidad del Cuerpo de Cristo, señaló,” alcanza sus expresiones más profundas cuando nos transforma para vivir el doble mandamiento del amor “. Por su parte, el Papa Francisco dijo que para acercarse a Jesús había una necesidad de “pasos concretos y manos extendidas”. Eso significa, sobre todo, gastarnos en caridad, mirando a los pobres y a los menos “.

Musa fue elegido Presidente de la FLM en la Duodécima Asamblea de mayo de 2017 en Windhoek, Namibia. La Asamblea también designó a los miembros del Consejo que incluyen a los Vicepresidentes regionales Rev. Dra. Jeannette Ada Epse Maina (África); Sra. Desri Maria Sumbayak (Asia); Arzobispo Urmas Viilma (Europa Central Oriental); Pröpstin Astrid Kleist (Europa occidental central); Arzobispo Antje Jackelén (Países Nórdicos); Rev. Dr. Nestor Friedrich (América Latina y el Caribe) y la Obispa Presidenta Elizabeth A. Eaton (América del Norte).

Traducción de Red de Comunicaciones – LAC

(fuente: https://americalatinacaribe.lutheranworld.org/es/content/el-camino-del-conflicto-la-comunion-es-irreversible-4)

Afirmación de fe compartida el 25 de noviembre, en Plaza Congreso

Foto: ACIERA

El sábado 25 de noviembre, la Mesa Consultiva de 3 federaciones evangelicas en Agentina (ACIERA, FECEP  y FAIE -ésta última, de la que nuestra iglesia es Miembro) convocaron a un acto celebrativo por los 500 años de la Reforma.  A continuación compartimos la afirmación de fe que se utilizó en el evento

“Al cumplirse 500 años de la Reforma evangélica, los creyentes que formamos parte de la herencia de ese movimiento espiritual, compartimos nuestra identidad, sentido y presencia en la patria de los argentinos. Por ello damos a conocer las convicciones que dan sentido a nuestra fe:

Somos parte del pueblo en el que vivimos, creyendo en Dios como nuestro creador, en su amor y bondad, y procuramos dar testimonio de ello.

Tenemos fe en Jesucristo, crucificado y resucitado, procurando vivir de acuerdo a las enseñanzas de los evangelios.

Afirmamos que hay un Espíritu de Dios, que inunda nuestras vidas y da vida al mundo.

Somos parte de la iglesia de Cristo, sin desconocer que tiene muchas expresiones en diferentes iglesias, y que ninguna debe estar subordinada a otra.

Vivimos una fe que va más allá de dogmatismos, porque está en nuestros corazones y nos impulsa al amor hacia nuestros semejantes, como lo hicieron los reformadores del Siglo XVI, y tantos otros antes y después de ellos.

Encontramos en la Biblia, bajo la libre interpretación del creyente, el mensaje que trae paz y salvación.

Somos parte de una sociedad que vive en pecado, tanto personal como social, en la ambición y la vanidad que traen dolor y muerte. En medio de ello anunciamos caminos de sanación y vida abundante.

Respetamos la sociedad en que vivimos y sus organizaciones e instituciones, pero a la vez les exigimos que respeten la vida humana y de la creación toda, que procuren la libertad, la paz y la igualdad para todos los seres humanos.

Sabemos que encontramos sentido a nuestra vida, no en los méritos, ni en el poder ni el dinero, sino en una fe que se traduce en servicio y buena voluntad, especialmente a quienes son más débiles y vulnerables.

Queremos compartir un mensaje de esperanza que nos permita buscar una vida más plena en este mundo y la gracia de la vida eterna.”

Las familias confesionales evangélicas y católicas se unieron en conmemoración de los 500 años de la Reforma, en la Catedral de Buenos Aires

Vista del frente durante el servicio
La predicadora evangélica de la conmemoración, con algunas colegas que también participaron

El 15 de septiembre tuvo lugar un encuentro singular para la vida de la iglesia católica y las iglesias de la tradición de la reforma protestante. En la Catedral Metropolitana se realizó una conmemoración en conjunto de los 500 años de la reforma, bajo la forma de una Oración Común.
La Oración Común es una iniciativa de carácter global que surgió como corolario del documento del díalogo católico-luterano “Del Conflicto a la Comunión”. Muchas y muchos recordarán la visita del Papa Francisco a la Catedral luterana de Lund (Suecia), el 31 de octubre de 2016. En esa oportunidad se realizó junto al Presidente de la Federación Luterana Mundial, Obispo Munib Yunan, el Secretario General de la FLM, P. Dr.  Martin Junge, y la Obispa de la Iglesia de Suecia, Dra. Antjke Jackelen, un servicio religioso en el que se reconocieron errores y pecados por ambas partes, así como se celebró la diversidad de la acción de Dios más allá de las limitaciones humanas e institucionales.

En Argentina, Por una fraterna y generosa iniciativa del Arzobispado de Buenos Aires y junto a las iglesias protestantes reunidas en la Comunión de iglesias de la Reforma ( a saber, la Iglesia Evangélica del Río de la Plata, la Iglesia Evangélica Reformada Argentina, la Iglesia Valdense del Río de la Plata, la Iglesia Evangélica Metodista Argentina, y la Iglesia Evangélica Luterana Unida), también hubo un tiempo de mutuo reconocimiento, de escucha de la Palabra y de reafirmación del compromiso de la unidad. El evento contó con la participación de coros  católicos y evangélicos, y la predicación de la Palabra estuvo a cargo del Arzobispo de Buenos Aires, Cardenal Mario Poli, y de la Pastora luterana Dra. Mercedes García Bachmann.

500 años después de la ruptura que significó Martín Lutero, las iglesias herederas de aquellas tradiciones reconocen su historia común, los importantes avances en los diálogos teológicos y su llamado al testimonio del amor de Cristo en un mundo fragmentado y quebrado. Gracias a Dios por ello!