Archivos de la categoría ecumenismo

Las familias confesionales evangélicas y católicas se unieron en conmemoración de los 500 años de la Reforma, en la Catedral de Buenos Aires

Vista del frente durante el servicio
La predicadora evangélica de la conmemoración, con algunas colegas que también participaron

El 15 de septiembre tuvo lugar un encuentro singular para la vida de la iglesia católica y las iglesias de la tradición de la reforma protestante. En la Catedral Metropolitana se realizó una conmemoración en conjunto de los 500 años de la reforma, bajo la forma de una Oración Común.
La Oración Común es una iniciativa de carácter global que surgió como corolario del documento del díalogo católico-luterano “Del Conflicto a la Comunión”. Muchas y muchos recordarán la visita del Papa Francisco a la Catedral luterana de Lund (Suecia), el 31 de octubre de 2016. En esa oportunidad se realizó junto al Presidente de la Federación Luterana Mundial, Obispo Munib Yunan, el Secretario General de la FLM, P. Dr.  Martin Junge, y la Obispa de la Iglesia de Suecia, Dra. Antjke Jackelen, un servicio religioso en el que se reconocieron errores y pecados por ambas partes, así como se celebró la diversidad de la acción de Dios más allá de las limitaciones humanas e institucionales.

En Argentina, Por una fraterna y generosa iniciativa del Arzobispado de Buenos Aires y junto a las iglesias protestantes reunidas en la Comunión de iglesias de la Reforma ( a saber, la Iglesia Evangélica del Río de la Plata, la Iglesia Evangélica Reformada Argentina, la Iglesia Valdense del Río de la Plata, la Iglesia Evangélica Metodista Argentina, y la Iglesia Evangélica Luterana Unida), también hubo un tiempo de mutuo reconocimiento, de escucha de la Palabra y de reafirmación del compromiso de la unidad. El evento contó con la participación de coros  católicos y evangélicos, y la predicación de la Palabra estuvo a cargo del Arzobispo de Buenos Aires, Cardenal Mario Poli, y de la Pastora luterana Dra. Mercedes García Bachmann.

500 años después de la ruptura que significó Martín Lutero, las iglesias herederas de aquellas tradiciones reconocen su historia común, los importantes avances en los diálogos teológicos y su llamado al testimonio del amor de Cristo en un mundo fragmentado y quebrado. Gracias a Dios por ello!

 

Lutero y su ética economica

A lo largo de los últimos meses y en el marco de los 500 años de la Reforma, La Comunión de Iglesias de la Reforma ofrece reflexiones que aporten elementos para la comprensión de éste movimiento. En esta oportunidad, el Prof. Daniel Bruno (Pastor de la Iglesia Metodista Argentina) nos propone reflexionar sobre la ética económica de Martín Lutero.

Compartimos un fragmento del escrito del prof. Bruno, y les invitamos a conocer el documento completo con el enlace al final del fragmento compartido:

“Esta visión sobre las profesiones y el trabajo en general lleva a Lutero a reflexionar también sobre la dignidad y honestidad en el comercio. En este aspecto, su enfoque resuena como un aporte contracultural para su sociedad, y también para la nuestra.
No es verdad, como dicen algunos, que Lutero detestaba el comercio. Esto lo afirmaban aquellos que trataban de mostrarlo como un asceta medieval que menosprecia el dinero como un mal en sí mismo. Por el contrario, su enfoque y especial interés se centra en la manera en que era utilizado. Su crítica estaba dirigida específicamente al abuso en el intercambio comercial. Por ejemplo el aumento de los precios de las mercaderías de mayor necesidad. Algo que para nuestra economía ortodoxa moderna es un axioma sin discusión: a mayor demanda, suben los precios. El sustento evangélico de Lutero lo lleva a criticar esa lógica perversa.
Hoy hay muchos que dicen – afirma Lutero– tengo el derecho de vender mi mercadería tan caro como pueda. ¡Y esto lo consideran un derecho! ¡De hecho esto es dejar lugar para la codicia! ¿Esto no es esto lo mismo que decir: me burlo de aquel que tiene necesidad? ¿No es aprovecharme de la necesidad de mi prójimo? Aquel subraya la necesidad de su prójimo, no para ayudarle, sino para utilizarla en su propio beneficio, aumentando el precio de su mercadería, que no aumentaría si no existiera esa necesidad.””

(Link al texto completo)