Ser Signo es ser vulnerables

Los evangelios, los evangélicos y la agenda pública